• Home »
  • Noticias »
  • El Cabildo celebra en La Orotava las primeras Jornadas Internacionales ‘La Roseta de Tenerife’

El Cabildo celebra en La Orotava las primeras Jornadas Internacionales ‘La Roseta de Tenerife’

El vicepresidente socioeconómico, Efraín Medina, asistió esta mañana al acto de inauguración, en el que dio la bienvenida a artesanos llegados desde diferentes partes del mundo

 

Tenerife – 23/11/2017. El vicepresidente socioeconómico del Cabildo, Efraín Medina, inauguró hoy jueves, [día 23], las primeras Jornadas Internacionales ‘La Roseta de Tenerife’, que se llevan a cabo en el Museo de Artesanía Iberoamericana de Tenerife, MAIT, en La Orotava, hasta el 25 de noviembre. Se enmarca dentro del programa de actos que se celebran con motivo del Día Insular de la Artesanía. Su objetivo es contribuir a incentivar el oficio de rosetera y sensibilizar a la población sobre la importancia de esta técnica en Canarias y en el resto del mundo.

Efraín Medina estuvo acompañado por la concejala de Museos del Ayuntamiento de La Orotava, Delia Escobar; el gerente de la Empresa Insular de Artesanía, Ricardo Cólogan; el catedrático de la Universidad de La Laguna, Francisco Aznar, y la investigadora insular, Milagros Amador.

Las I Jornadas ‘La Roseta de Tenerife’ están dirigidas a todas aquellas personas interesadas en la cultura y las tradiciones populares de esta Isla, entre las que se incluye el colectivo de artesanos y artesanas que la practican. De igual modo, los encargados de impartirlas son artesanos venidos desde diferentes partes del mundo para presentar proyectos tan relevantes como el de los Soles de Moca y Naranjito, de Puerto Rico.

El también consejero de Empleo, Comercio, Industria y Desarrollo Socioeconómico destacó en su intervención “la variedad de personas que han venido de fuera de España es un reflejo del interés que despiertan este tipo de actividades, cuyo fin último es hacer que permanezca, con el paso de los años, el trabajo de los artesanos, las obras que son fiel reflejo de nuestras raíces y de nuestra idiosincracia”. De igual modo, recordó que “somos Premio nacional de Artesanía” y afirmó que “desde el Cabildo seguimos apostando porque sea declarada Bien de Interés Cultural”.

Por su parte, la concejala Delia Escobar felicitó al Cabildo de Tenerife “por hacer lanzado estas primeras jornadas, que son de vital importancia para mantener la esencia de la cultura canaria, de lo que nos caracteriza. Y Francisco Aznar confió en que “la roseta vuelva a ocupar el lugar que le corresponde en el mundo de la artesanía”.

El fin último de esta actividad es preservar y poner en valor, desde una perspectiva internacional, la Roseta de Tenerife, a través de su enseñanza, difusión  y sensibilización. También se persigue estimular la participación y la conservación de este  patrimonio cultural, y establecer una red de intercambio de conocimientos, a escala mundial, para alentar y promover la excelencia, la innovación y la adecuación de los procesos de trabajo.

Entre otros participantes, destaca la asistencia de Puerto Rico, que presenta sus proyectos sobre los Soles de Moca y Naranjito; Ñandutí, de Paraguay, y también de Croacia, Brasil y Cuba, al igual que artesanos de Lanzarote y Tenerife. Todos ellos disertarán sobre la influencia de la roseta de esta Isla en otros países. Se llevará a cabo un taller con los trabajos más característicos.

Roseta de Tenerife

Forma parte de una de las manifestaciones más antiguas del arte textil que aún hoy se conservan vigentes y que se sigue trabajando con las mismas características que en el pasado. Así, desde el siglo XVI, la roseta se ha cultivado  en la Isla, y es demandada desde países como el Reino Unido o Francia. En los comienzos era  un trabajo realizado para el consumo  familiar  pero con la implantación de casas comerciales del Reino Unido, llegó a convertirse, junto con el calado, en una industria a gran escala. Su conocimiento y técnica se transmitían de una generación a otra, y esto ha hecho posible que su confección se conserve aún viva. A partir de 1940 se potenció en toda España el trabajo del encaje de cara a la comercialización, con la organización de talleres donde se enseñaron las formas y los estilos de cada lugar. Posteriormente, el fomento de la roseta estuvo en manos del Ministerio de Cultura y de otras entidades cuyas iniciativas se decantaron por organizar cursos de diseño, exposiciones, ferias y congresos, publicaciones, premios de investigación, apertura de centros de venta y museos. Y es ahí donde aparece el trabajo del Cabildo de Tenerife, así como de los ayuntamientos de la Isla  y de otras administraciones.

La petición del reconocimiento de la Roseta de Tenerife como Bien de Interés Cultural  por parte del Cabildo insular es una forma de salvaguardar la técnica y producción de esta actividad artesanal, reconocida a nivel mundial. Es la mejor manera de valorar,  proteger,  conservar  y transmitir el trabajo de la roseta  a generaciones venideras (para que no se pierda por completo).

 

 

Compartir